Sexismo en la redacción, el laboratorio y el mundo

Las redes sociales se incendiaron por los comentarios sexistas del Nobel Tim Hunt durante el lunch organizado por la Korean Federation of Women’s Science and Technology Associations en la Conferencia Mundial de Periodismo Científico 2015 realizada en Seúl.

Desde el inicio de su participación, el pasado 8 de junio, Hunt dijo que no sabía mucho qué decir en una comida organizada por mujeres, quizá hubiera sido lo mejor, ya que lo que siguió fueron una serie de comentarios desafortunados:

Mi problema con las mujeres es que ellas se enamoran de ti, tú te enamoras de ellas y son tan emocionales que cuando las criticas lloran. Estoy a favor de tener laboratorios segregados, sólo para hombres y sólo para mujeres”, concluyó ante un auditorio en silencio y algunas risas diseminadas.

El lunch continuó, pero en Twitter el comentario crítico de Connie St Louis, directora de la Maestría en Periodismo Científico de la City University en Londres puso el dedo en la llaga.

Con los hashtags #timhunt y #distractinglysexy las críticas continuaron. Sir Tim Hunt terminó renunciando a un cargo honorario en el University College en Londres y como consejero del European Research Council quien pagó los gastos de su viaje a Corea. (Para saber más de esta historia Deborah Blum resume en este Storify lo ocurrido)

¿Por qué podría parecerle gracioso a Tim Hunt un comentario de ese tipo en 2015? ¿En una comida organizada por una asociación de mujeres científicas? ¿Frente a periodistas? La realidad es que para muchos lo dicho no podría parecer tan alarmante. Estamos acostumbrados a comentarios de este tipo, a imágenes estereotipadas en las que la ciencia, el poder y el saber reside en el hombre, mientras las mujeres son seres más emocionales que racionales.

Las burlas, los comentarios agresivos disfrazados de bromas, el acoso se convierten en una cantidad de presión que las mujeres deben cargar y con el tiempo se ve como algo normal, como algo endémico de las sociedades, sin embargo, pensar en ello es el primer paso para cambiarlo, argumentó Connie St Louis durante su participación en la mesa “Sexism, science wirting and solutions” realizada tan sólo unas horas después de lo dicho por Hunt.

gender_gap

La sesión organizada por Cristine Russel de la Harvard Kennedy School y directora del Council for the Advancement of Science Writing y Deborah Blum, directora del programa Knight Science Journalism del MIT, reunió a Rosalia Omungo de la televisora Kenya Broadcasting Corporation, Valeria Román del periódico Clarín de Argentina, Mariko Takahashi del diario The Asahi Shimbun en Japón y Connie St. Louis.

Si bien las diferencias regionales entre las periodistas de ciencia entre Estados Unidos, África, América Latina, Asia y Europa podrían reducirse a que los números en Estados Unidos no son tan pequeños, la realidad es que en todas las regiones las posiciones de poder y decisión están en su mayoría en manos de hombres y las condiciones en las redacciones no favorecen que esto cambie de forma orgánica.

En los medios es común que los temas que las mujeres reporten sean más relacionados a las llamadas soft news entre las que se encuentran temas de salud, entretenimiento, estilo de vida y cultura. Mientras que los temas duros o hard news como política, economía, negocios, tecnología y ciencia son tratados, en su mayoría, por hombres.

En el estudio presentado por Deborah Bloom realizado en medios de Estados Unidos, encontró que sólo 35% de los artículos de tecnología eran escritos por mujeres, los de ciencia en general sumaban 38% y los de salud 48.6%.

La misma tendencia a la baja ocurre cuando se habla de posiciones de decisión en las empresas de medios, así como el recurrir a mujeres científicas como fuente con sólo 5 mujeres como fuentes contra 21 fuentes masculinas de enero a febrero de 2013. O al momento de hacer una comparativa entre galardones otorgados por la AAAS Kavli Science Journalism Awards de 2009 a 2013, sumando 32 contra 45.

En América Latina la radiografía no es tan distinta, Valeria Román hizo hincapié en las diferencias salariales donde las mujeres ganan menos que sus pares masculinos. El escenario se complica en los medios hispanoparlantes porque no ven a la ciencia ni a la salud como secciones tan relevantes como la política o la economía.

valeria2

Estos son otros obstáculos que las mujeres periodistas enfrentan en su día a día, desde la visión de Valeria:

Valeria

Cómo combatir el sexismo

Rosalia Omungo de la Kenya Broadcasting Corporation propuso impulsar programas de mentorías entre los y las periodistas de ciencia como una forma de compartir y mejorar los aprendizajes que se generen dentro de las redacciones. Mariko Takahashi del diario The Asahi Shimbun recomendó evitar las batalles sin sentido en las redacciones, crear relaciones de cooperación y ganarse con buenas historias la confianza de las fuentes y los lectores.

Finalmente, Connie St Louis recomendó acercarse paso a paso a una nueva forma de pensar y acercarse a este problema para transformar la forma en que nos relacionamos y hacemos periodismo.

connie_1

connie_2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s