Periodismo de ciencia en los estados: ¿inexistente?

El periodismo de ciencia es un ejemplo más de la centralización en México.

No sólo hay pocos periodistas especializados en ciencia en los estados, también hay una ausencia de medios de comunicación con secciones fijas de ciencia o notas propias (que no provienen de agencias) que destaquen por su frecuencia o jerarquía; hay pocas universidades donde se imparte la materia de periodismo de ciencia; en suma, parece poco evidente que la especialización en ciencia sea impulsada y valorada.

Fue la conclusión a la que llegaron los participantes de los estados durante la tercera edición del Seminario Iberoamericano de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación, organizado la semana pasada en Querétaro, por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el Foro Consultivo de Ciencias.

Previéndolo, y en un intento para revertirlo o al menos explorarlo, el comité externo que participó en la organización del seminario propuso una convocatoria que ponía énfasis, por primera vez, en atraer a los periodistas que trabajan en los estados para compartir sus experiencias y problemáticas en temas como: periodismo de medio ambiente, economía y salud; agenda mediática y jerarquización de las noticias.

La lista de asistentes muestra que el reto sigue siendo inmenso: de los 105 participantes, solamente 19 vinieron del interior del país. Quince entidades tuvieron representantes: Aguascalientes, Baja California Sur, Coahuila, Colima, Chiapas, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Veracruz y Yucatán.

Pero lo más preocupante es que solamente dos de ellos trabajan para un medio de comunicación. El resto labora en centros de investigación o en medios vinculados y financiados por universidades o gobiernos.

Hay que poner el dedo en la llaga:  la convocatoria para un seminario iberoamericano que se propuso buscar a los periodistas de ciencia de todo el país -fuera del DF- encontró sólo a dos. A dos.

Lucano Romero (Puebla), Adrián Orozco (Michoacán), Silvia Domínguez (Guadalajara), con las cubanas Yessica Acevedo y Yeilén Delgado.
Lucano Romero (Puebla), Adrián Orozco (Michoacán), Silvia Domínguez (Guadalajara), con las cubanas Yessica Acevedo y Yeilén Delgado, moderados por Jesús Mendoza, del Conacyt./ Foto: Renata Sánchez.

A la ausencia de periodistas de ciencia, hay que sumarle el tratamiento especializado de noticias sobre estos temas que brilla por su ausencia en las agendas mediáticas locales.

Un simple ejercicio puede arrojar algunas pruebas de ello. Adrián Orozco Gutiérrez, del Consejo Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación de Michoacán, se dedicó a analizar durante un mes la forma en que jerarquiza las noticias de ciencia el periódico “Cambio de Michoacán”. En su participación durante el seminario, reportó que la  mayoría de la notas provienen de agencias de noticias, pocas llegan a portada y no hay ningún tratamiento especializado en ciencia.

Algo parecido encontró Silvia Domínguez, de la Universidad de Guadalajara, quien analizó los periódicos locales “El Informador” y “Mural” y cuya investigación -aún en curso- reporta que cuando se trata de temas de ciencia, las notas son de tipo descriptivo, limitadas a informar algún acontecimiento relacionado con ciencia. En Puebla, Lucano Romero, de la Universidad de América Latina, reveló que para muchos de sus colegas la especialización es un obstáculo, pues requiere tiempo que no tienen y esfuerzo que no es remunerado.

Adrián, además, destacó un fenómeno que ocurre en Michoacán: mucha de la comunicación de la ciencia en los medios es llevada a cabo por divulgadores, en buena medida, científicos que escriben, tienen programas de radio o que aparecen en televisión y comunican ciencia. “Si bien todos esos esfuerzos son positivos y necesarios, vale la pena reflexionar sobre una cuestión: ¿Eso es periodismo?”.

Kennia Velázquez, reportera de ciencia y cultura de Guanajuato, y una de los dos periodistas en activo que trabaja fuera del Distrito Federal, considera que una de las problemáticas que provocan la ausencia de periodistas especializados es que mucho de lo que hacen los centros de investigación resulta incomprensible para muchos medios de comunicación, que terminan cubriendo eventos o firmas de convenios pero no necesariamente la ciencia que hay detrás.

“En Guanajuato no hay más de 10 periodistas de cultura, de ciencia me temo que no llegan a tres. Y hay muchos medios que mandan a sus reporteros lo mismo a cubrir cultura que a la cámara de la curtiduría o al alcalde“, me contó Kennia.

Frente a un panorama tan poco optimista, destacan los esfuerzos por resistirse a la invisibilidad. El mismo Adrián propuso trabajar para generar agendas mediáticas equilibradas (entre la comunicación institucional, la divulgación y el periodismo de ciencia) e impulsar los temas de CTI en las agendas. Sin embargo, se discutió poco sobre las formas para lograrlo.

Kennia propone ir a las escuelas de comunicación y periodismo, e impulsar con las nuevas generaciones la fuente de ciencia como línea profesional y, sobre todo, la idea de que la ciencia también es cultura.

Para más de un asistente fueron dignos de celebración los esfuerzos para investigar el periodismo de ciencia que llevan a cabo -con recursos muy limitados, por cierto- académicos y comunicadores en los estados. Este tipo de trabajos es escasísimo en la literatura académica y, sin embargo, muy necesario para fortalecer la profesión y mejorar las condiciones para los periodistas que deciden dedicarse a la fuente de ciencia.

El mismo Jesús Mendoza, subdirector de Radio y Televisión de Conacyt, aseguró que el Consejo debe propiciar la investigación sobre las condiciones del periodismo de ciencia en los estados. Además, entre las conclusiones, hubo propuestas para fortalecer la participación de los jóvenes de las carreras de comunicación y periodismo en los estados no sólo para que asistan a los futuros seminarios sino también como precursores de más trabajos de investigación en estos temas. De alguna forma, el hecho de que cada seminario se realice en un estado distinto tiene que tener como consecuencia natural el sumar participantes y ponentes del interior del país, en un esquema de permanencia y continuidad y no solamente de apariciones aisladas.

Así que después de esta nueva edición del Seminario, parece evidente que, sí, el periodismo de ciencia es casi inexistente en los estados. Y sin embargo, es probable que nunca antes haya habido tanto interés, de comunicadores, estudiantes y gobierno, por revertir el asunto.

Fuera de la capital, se hace mucha ciencia. Así que el futuro ahí no puede ser otro que uno en el que también se hace mucho periodismo.

Romero, Orozco y Domínguez.
Romero, Orozco y Domínguez./Foto: Renata Sánchez.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s