La ciencia y la risa vs el terror y el dogma

 

Cecilia Montero, integrante de la redMPC, participó en la conferencia PCST que se llevó a cabo en Estambul del 26 al 28 de abril. En esta entrada nos cuenta un poco de lo que ahí ocurrió.

 

“Vamos a hablar. Vamos a escuchar. Vamos a reírnos”…

Fue la invitación que nos hizo Brian Trench en su discurso de bienvenida a la 14va conferencia Public Communication of Science and Tecnology (PCST) en la ciudad de Estambul, Turquía, la semana pasada.

Aunque fuimos 400 asistentes de 52 países ¡incluidos 27 mexicanos! fue una conferencia marcada por la ausencia de muchos colegas y precedida por algunos eventos trágicos que propiciaron la preocupación de varios participantes, lo que orilló a los organizadores a buscar recursos extras para llevar a cabo la conferencia.

Pero Trench, presidente del comité científico, fue desafiante en su discurso:

Brian Trench en su discurso de bienvenida. Foto: Cecilia Montero.
Brian Trench en su discurso de bienvenida. Foto: Cecilia Montero.

“Estamos aquí porque hicimos un compromiso con nuestros colegas turcos. Estamos aquí porque no queremos que quienes propagan el terror

nos determinen”.

El símbolo de esta 14va edición fueron los puentes.  La misma Estambul representa una ciudad-puente porque une a Asia y Europa, y, en su misma configuración, en sus calles, su arquitectura, su gente, se respira la mezcla de culturas, costumbres, religiones.

En la esencia de la comunicación de la ciencia también está la construcción de puentes. Y ese fue el mensaje clave de toda la conferencia: los que nos dedicamos a comunicar la ciencia necesitamos construir puentes fuertes, seguros, permanentes entre la ciencia y la sociedad, para el libre acceso a la cultura y a la apropiación del conocimiento.

Pero a lo largo de esos tres días de conferencia, de paneles, talleres, ponencias y posters, nos quedó claro a muchos participantes que los puentes del binomio ciencia y sociedad se construyen de diversas formas, con materiales disímiles y perspectivas distintas.

La comunicación de la ciencia no sólo está en los centros de investigación, también está afuera expresándose de diferentes maneras… en las artes, la música, la poesía, la comedia. Y es necesario, también para el comunicador, fomentar estos canales.

Con la expansión de los medios digitales, hubo más de un debate sobre los puentes hacia las nuevas tecnología y los retos que estos conllevan. ¿Vale la pena comunicar ciencia en un mundo en el que todo está al alcance de un clic? ¿Qué otros mecanismos o estrategias comunicativas formales o no son necesarias para alcanzar a los públicos que deseamos?

IMG_0478
Estambul, Turquía. Foto: Cecilia Montero.

Estambul ha contado su historia a través de los siglos entre invasiones y fracturas. Para Trench, la comunicación de la ciencia tiene que construir la suya a partir de reflexionar hacia dónde es necesario tejer los puentes y si es pertinente la apertura a otras formas, otras estrategias, o si nuestra formación necesita el apoyo, la integración de otras disciplinas y campos profesionales.

Joan Leach, profesora de la Universidad Nacional de Australia y conferencista en este PCST, por ejemplo, construyó el suyo a partir del humor, la ironía y la burla. Ver: Conferencia de Joan Leach para el PCST 2016

Y ese fue también otro de los apuntes de Trench: “Me llama la atención el hecho de que estamos considerando las posibilidades cómicas de la ciencia en este contexto, que no tiene mucha gracia”.

Hay que reírnos de la ciencia. Utilizar la ironía y la burla para comunicarla. “La risa puede ser un arma poderosa contra el dogma y la pomposidad. Tratar de regular la risa o censurar la comedia solamente invita a más burlas”, dijo.

Los trabajos presentados a lo largo de 3 días sirvieron para tejer más lazos y más puentes con experiencias que mostraron desde nuevos mecanismos para propiciar la comunicación entre periodistas y científicos, experiencias de medios de comunicación científica y su evolución a lo largo de los años, hasta nuevas propuestas tecnológicas para la comunicación de la ciencia. Pero también nos reímos. Nos dejamos seducir por la risa en un contexto en el que es más común el miedo.

La siguiente cita para el PCST será en Dunedin, Nueva Zelanda, en 2018. Y por primera vez, una mexicana (Ana Claudia Nepote, de nuestra redMPC) formará parte del comité organizador. Personalmente, será un placer saber que México seguirá participando en ella y que lo hará –idealmente– con un contingente mucho más nutrido de profesionales que puedan compartir y mostrar cómo mantienen en pie sus propios puentes.

Cecilia Montero de Jesús

 

Cecilia Montero de Jesús: Editora de la revista de divulgación y difusión de la ciencia “Noósfera” del Centro de Investigación Atmosférica y Ecológica y miembro fundadora de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia. Contacto: redambientalver@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s