Humanizar la ciencia (o cómo contar historias irresistibles)

Por Emiliano Rodríguez Mega

Alexandra Witze estaba harta. Cursaba su último año de geología en el Massachusetts Institute of Technology y la idea de no saber qué hacer tras graduarse la perseguía. Tampoco había muchas opciones. “Podía irme a la industria de petróleo y gas o podía hacer un doctorado”, recuerda. Pasar sus días en refinerías, buques, pozos petrolíferos u oleoductos no sonaba muy atractivo, pero investigar y dar clases por el resto de su vida tampoco. “Y pensé: ¿sabes qué? Debe haber otro trabajo para mí”.

Tenía razón.

Después de su graduación, Witze entró al posgrado en periodismo de ciencia de la Universidad de California, Santa Cruz. Hoy escribe como corresponsal para la revista Nature y es colaboradora de Science News. Sus reportajes le han hecho ganar una reputación por su hábil cobertura de temas que otros periodistas prefieren evitar, como la búsqueda de planetas lejanos, las misiones espaciales o la exploración antártica.

El pasado 13 de octubre, durante el IV Seminario Iberoamericano de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación, Witze viajó a Puebla, México, para compartir su experiencia sobre cómo hacer lo que todo periodista debería saber: contar historias.

Contar historias no siempre es fácil. Cualquiera puede aprender a leer artículos científicos, investigar un tema o planear qué preguntas hacer durante una entrevista. Narrar bien, sin embargo, difícilmente se aprende en el aula.

Witze lo sabe bien.

Aunque sus historias le han hecho ganar varios premios, incluidos los AAAS Kavli Science Journalism Awards –que premian lo mejor del periodismo de ciencia a nivel mundial–, es un talento que ha nutrido y cuidado a través de los años. “Y aun así no estoy segura de que lo haya logrado por completo”, admite.

Una de las maneras más útiles de encontrar una narrativa, según ella, es humanizar el rostro de la ciencia. “A veces los lectores están tan asustados de la ciencia que dejan de prestar atención”, explica. “Contar la historia de los científicos la humaniza y hace que tu audiencia se sienta más identificada”.

Pero humanizar la ciencia puede ser una tarea engañosa. Muchos escritores caen en estereotipos de cómo deberían verse y portarse los científicos. Estereotipos que debemos reconocer y evitar. Un escritorio desordenado, por ejemplo, no ayuda en absoluto a entender a un personaje porque la mayoría de nosotros, científicos o no, tenemos escritorios en completo desorden. Por eso Witze ha creado una estrategia:

Narrar con precisión quirúrgica.

“Piensa muy bien qué quieres decir con tu historia. Es decir, tus personajes están ahí por alguna razón. Están transmitiendo un punto. Y cada detalle que incluyes sobre esas personas tiene que ilustrar ese punto”, aclara. Puede ser muy lindo que la personaje principal de un reportaje sobre la exploración espacial de Marte administre una granja de cerdos vietnamitas, pero es un aspecto que no pertenece en el texto.

Witze dio un ejemplo en su conferencia sobre cómo construir personajes complejos para narrar ciencia. En su artículo de Nature The 24/7 search for killer quakes”, contó la historia del equipo del Servicio Geológico de los Estados Unidos, que rastrea el origen de terremotos alrededor del mundo y cuyos análisis salvan vidas de vez en cuando.

Uno de los personajes más importantes es Paul Earle, quien supervisa el resto del equipo de científicos. Witze quería plasmar cómo se siente ser un sismólogo en la primera línea de batalla y sabía que podía hacerlo con Paul, un tipo que casi no duerme y que siempre tiene su iPhone en mano para responder a cualquier alarma en cualquier momento. Una vez, mientras lo acompañaba en sus largas jornadas nocturnas, Paul se sirvió una taza de café para mantenerse despierto. “Compro el café más barato posible porque ya ni siquiera lo saboreo”, dijo mientras prendía la cafetera. “Sólo lo bebo”.

“Y ese fue”, puntualiza Witze. Ese fue el detalle –un hombre que ya no pierde su tiempo con las cosas más nimias, como disfrutar una taza de café, porque sus días y noches consisten en cazar terremotos– que terminó por ayudarle a recrear cómo es la vida dentro del Servicio Geológico de los Estados Unidos.

Narrar y darles vida a tus personajes, sin embargo, es sólo una parte del trabajo. La otra, y completamente esencial, es explicar la ciencia. ¿Cómo entretejer ambas partes para crear una buena historia sin que el público pierda interés?

The Open Notebook tiene este post increíblemente minucioso sobre estructura narrativa: a la gente se le ocurren estructuras súper complejas y yo sólo puedo pensar que no soy tan lista como para hacer eso”, responde con una carcajada. “Simplemente trato de intercalar la ciencia con la narrativa para hacer que las cosas fluyan”. Es una estructura simple, sí. Pero una que pocas veces le ha fallado.

Es la misma estructura que utilizó, por ejemplo, en otro de sus artículos para Nature, “The Pluto siblings”. El 19 de enero de 2006, la NASA lanzó al espacio la sonda New Horizons con el fin de explorar la última frontera no explorada del sistema solar: Plutón. Su misión era estudiar la superficie y geología del planeta enano. Tras casi diez años de espera, la sonda se acercó al fin a su objetivo y la hazaña comenzó a invadir los medios de comunicación.

Lejos de escribir lo mismo que todos, Witze decidió encontrar un ángulo distinto y contar la historia de Leslie y Eliot Young, dos astrónomos hermanos que han estudiado a Plutón por años. Durante su carrera ambos habían hecho descubrimientos clave que ayudaron a lanzar la misión del News Horizon, y la llegada de la sonda al planeta marcaría el mayor logro en su vida profesional.

Había mucha ciencia que incluir en el texto, pero también mucho que contar sobre la historia personal de estos dos hermanos que habían dedicado sus propias carreras científicas a comprender el mismo planeta enano. Así que Witze empezó su artículo con una escena de Leslie y Eliot interrogando a un estudiante de posgrado sobre Plutón y su luna Tritón, explicándole cómo el origen de ambos objetos cósmicos podría emparentarlos de alguna forma. Hacerlos hermanos. Después de hablar un poco sobre su familia, incluye una sección sobre las investigaciones científicas de Plutón. “Y así fui entretejiendo las escenas que describen la narrativa –la gente haciendo cosas– con el tipo de explicación directa de la ciencia”, explica Witze.

Crear este tipo de historias es un aprendizaje que Witze ha procurado continuar incluso después de su posgrado.

Leer mucho (“mucho”, enfatiza la periodista), hacer contactos y trabajar en recursos digitales como The Open Notebook –que la ha expuesto a las prácticas y maneras de pensar de otros escritores– ha sido de gran ayuda. Por ejemplo, “K.C. Cole, quien era reportera de Los Angeles Times, dice que en todo lo que escribe miente, engaña o roba. O sea, está leyendo el trabajo de otras personas, identificando qué tipo de técnicas usan e incorporándolas en su propios textos”.

Quizá una de las estrategias más útiles que ha encontrado es establecer redes de apoyo –tribus, les llama– entre periodistas. Ella misma está en dos grupos distintos de WhatsApp de periodistas de ciencia independientes en los que discuten cómo mejorar su trabajo, “tallerean” borradores, comparten las historias que están haciendo y también las que desean proponer a sus editores. Para Witze, aprender a contar mejores historias y a humanizar la ciencia no siempre es una labor individual.

“Soy una gran creyente de que los colegas se ayuden entre sí”, dice. “Funciona genial”.

Foto: Elizabeth Ruiz

Anuncios

Un comentario en “Humanizar la ciencia (o cómo contar historias irresistibles)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s