*Por Yanine Quiroz

 

“Para impulsar la equidad de género en las ciencias no basta con tener más mujeres científicas, tenemos que cuestionar los valores que reproducimos cuando hacemos ciencia”, afirma Lucía Gabriela Ciccia, doctora en biotecnología e investigadora del Centro de Investigaciones en Estudios de Género de la UNAM (CIEG).

En el contexto de violencia contra las mujeres que atraviesa el país y en el marco del Día de la Mujer, la investigadora habla de la necesidad fundamental de incorporar la perspectiva de género en las áreas de las ciencias exactas y naturales, áreas en las que las mujeres aún enfrentan obstáculos y valores que perpetúan el sistema desigual de producción del conocimiento.

A menudo el argumento para resaltar la desigualdad en la ciencia surge de un desequilibrio numérico: hay más científicos que científicas. Es cierto, pero la especialista en epistemología, feminismo y neurología, destaca que esa desigualdad en realidad surge de condiciones estructurales. 

El tardío acceso de las mujeres a la educación universitaria, los obstáculos que enfrentan por no tener las características para hacer “buena ciencia”; y la carga doméstica que recae en ellas, son algunos de los elementos que dificultan su crecimiento profesional y académico. 

Pero aun esas condiciones responden a aspectos mucho más profundos: por un lado, el genitalismo y la creencia de que por tener pene o vagina tienes ciertas aptitudes o careces de otras -para hacer cualquier actividad, incluida la ciencia-.

Y por otro lado, que el sistema en el que se desarrolla la ciencia ha estado monopolizado por una perspectiva de género creada por el sujeto androcéntrico (hombre), que ha impuesto valores científicos como la objetividad y la neutralidad ad hoc para sus propios intereses y en función de su propio sistema de valores. Ambas cosas, dice, hay que identificar y cambiar. 

 

cicia

Género y perspectiva de género, más allá del binarismo

Para comprender cómo son las relaciones de desigualdad en la ciencia es necesario distinguir qué es género y perspectiva de género. Ciccia explica que género no es la división binaria entre mujer y hombre, sino las representaciones sociales en torno a cómo se interpreta nuestra genitalidad.

“Cuando nacemos interpretan que tenemos vagina o pene y al hacerlo interpretan que somos mujer u hombre; si nos dicen ‘mujer’ nos adjudican ciertos atributos sociales relacionados con nuestra orientación sexual, identidad de género, actividades de juego y habilidades cognitivas e intelectuales”, afirma.

Esas habilidades cognitivas e intelectuales están ligadas a la producción del conocimiento científico. “En el momento en el que nos dicen mujer nos están diciendo que vamos a tener habilidades diferentes a las personas a las que les dicen varón, porque interpretan que tienen un pene. Y esas habilidades diferentes, por no decir inferiores (porque también hay un sistema dicotómico jerarquizado), van a hacer que tengamos que esforzarnos más para demostrar que podemos hacer ciencia”, indicó la investigadora del CIEG.

Para Ciccia, la genitalidad (entendida como la división entre mujer y hombre por tener vagina o pene) no debería definir el género ni determinar las habilidades cognitivas ni conductuales.

Para mostrar lo absurdo de seguir haciéndolo, Ciccia lo compara con un escenario en el que, por ejemplo, se clasificara a las personas por su tipo sanguíneo y alguien dictara que el b positivo es mejor que cualquier otro tipo sanguíneo. 

“Si les propongo que soy b positivo y que soy mejor, pienso más, corro más rápido y soy más fuerte que los b negativo, voy a empezar a generarlo. ¿Cómo lo haré? Voy a empezar a retroalimentarlo con mis prácticas, de chica me van a dar de comer más, me voy a trepar al árbol, voy a luchar, voy a desarrollar al máximo mi musculatura, voy a hacer todo. Listo, tenemos una nueva clasificación”. 

Con todo y con que esa nueva clasificación de género a partir de tipos de sangre suena absurda sirve para propiciar conciencia y dar fin a la desigualdad entre hombres y mujeres. Si tenemos otras alternativas para clasificar el género, la investigadora cuestiona: “¿por qué seguimos dando tanta legitimidad a la genitalidad como predictora de género?”.

mujeres ciencia-2

Por otro lado, añade, la idea de incluir una perspectiva de género suele interpretarse como incorporar la mirada de las mujeres, dando por hecho que antes de eso no teníamos ninguna perspectiva de género. Esa es una falsa concepción, pues esa aparente ausencia de perspectiva de género en realidad significa que tenemos la perspectiva de género del sujeto androcéntrico (hombre).

“Es importante ver que nuestro eje de referencia que remite a lo neutral está impregnado de valores que son funcionales a los intereses de este sujeto, ¿por qué es importante incorporar la perspectiva de género en áreas que parecen objetivas y neutrales? Porque no hay objetividad”, señala Ciccia.

No hay objetividad en las ciencias porque éstas surgieron y funcionan con la perspectiva androcéntrica, por eso tener una perspectiva de género que también incorpore la mirada de las mujeres es necesario para construir sociedades más igualitarias en todos los ámbitos, incluyendo el científico.

La ciencia requiere una perspectiva de género que no sea la androcéntrica 

Para Lucía Ciccia, quien ha estudiado la relación entre neurociencias y género, impulsar la equidad de género en la ciencia no implica solamente tener más mujeres, sino cuestionar los valores que reproducimos al hacer ciencia: neutralidad y objetividad. 

La neutralidad y objetividad son valores que están ordenados de manera jerárquica y surgieron de un sistema desarrollado por el sujeto androcéntrico: el capitalismo. En ese sistema capitalista se reinterpreta la naturaleza para poder manipularla, explotarla y producir conocimiento para hacerlo, todo esto en función de los intereses del varón blanco. 

“El capitalismo es la máxima expresión del patriarcado porque es la máxima expresión de la explotación de las personas feminizadas”, asegura Ciccia.

En este sistema la objetividad y la neutralidad se convierten en criterios para ser “buen científico”. Se genera una lectura superficial del género que se traduce en feminidad y masculinidad. Por eso, a una persona que se muestra femenina se le adjudica sensibilidad, subjetividad y valor, lo que se contrapone a los criterios para hacer “buena ciencia”. 

Esto explica cómo algunas investigadoras tengan que masculinizarse, por ejemplo, vestirse o actuar de forma masculina, para demostrar que pueden ser parte de la producción del conocimiento. 

Por ello la especialista en estudios de género considera que es importante empezar a cuestionar y desvincularnos de la perspectiva de género que tenemos encarnada: la del sujeto androcéntrico (hombre), con el fin de producir conocimiento desligado de esos sesgos androcénticos. 

“Esta desvinculación va a implicar crear nuevos recursos epistémicos y metodológicos que no abonen al objetivo de neutralidad, que en realidad es la mirada del sujeto androcéntrico”, indicó. 

Otro de los valores que responden a los intereses del sujeto androcéntrico es el de la universalidad de la ciencia, que se refiere a que los estudios que se hacen de manera abstracta y atemporal sobre un asunto o fenómeno describen de igual manera a lo que sucede en cualquier parte del mundo. 

Cambiar ese criterio de universalidad por el de la producción de conocimiento local ayudaría a que la ciencia respondiera a los intereses de las comunidades y a que los nuevos investigadores se interesen en los problemas y contextos que les rodean. 

“Abonar a producciones no universales sino locales, no objetivas sino intersubjetivas, va a sumar para crear conocimiento a favor de la comunidad, ya no solo de México que es un país enorme, sino de comunidades locales”, sugirió Lucía Ciccia. 

Yanine-Habitat

 

*Yanine Quiroz estudió Ciencias de la Comunicación en la UNAM. Es periodista ambiental independiente y reportera en la Unidad de Comunicación del Instituto de Física de la UNAM. Es miembro estudiante de la RedMPC. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s