La dosis que funcionó en cultivos celulares es 35 veces más alta que la aprobada para personas

Por Luis R. Castrillón

Regularmente conocida por su uso contra parásitos en el organismo humano, así como piojos y garrapatas, la ivermectina está hasta ahora descartada para ser un método preventivo o tratamiento efectivo contra la infección por el virus SARS-CoV-2.

Desde el año pasado, múltiples mensajes a través de WhatsApp y medios sociodigitales como Facebook han difundido la afirmación de que ese fármaco ha dado resultados contra la enfermedad, incluso promoviendo su uso con fines preventivos, lo cual es completamente falso.

Ha sido tanta la desinformación que incluso este 4 de febrero la misma compañía que produce el fármaco, Merck, lanzó un comunicado advirtiendo que, de acuerdo con sus propios análisis:

No hay base científica para un posible efecto terapéutico contra COVID-19 de estudios preclínicos
No hay evidencia significativa de actividad clínica o eficacia clínica en pacientes con enfermedad COVID-19
Hay una preocupante falta de datos de seguridad en la mayoría de los estudios
Foto: The Courier.

¿Cómo empezó la desinformación?

La afirmación de que la ivermectina es un medicamento que “puede eliminar el coronavirus en 48 horas” es una interpretación prematura y distorsionada de investigaciones que han demostrado la efectividad de ese compuesto antiparasitario en estudios y pruebas in vitro.

Esto significa que el compuesto solamente ha sido probado en células cultivadas en laboratorio que fueron infectadas previamente con el SARS-CoV-2 para evaluar su funcionamiento y la capacidad de inactivar el virus.

En abril de 2020, un artículo de investigación publicado en Science Direct (1), expuso que la ivermectina demostró tener un amplio espectro antiviral in vitro como inhibidor de del virus que provoca la COVID-19 dos horas después de la infección.

Sin embargo, ese mismo trabajo colectivo realizado entre los Institutos de Descubrimientos en Biomedicina de la Universidad de Monash, y de Infección e Inmunidad, del Instituto Doherty, ambos en Australia, dejaban bastante claro que se requería una mayor investigación para determinar sus posibles beneficios al aplicarlo a seres humanos.

El estudio señala que el antiparasitario se ha identificado como un inhibidor de la interacción entre el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y ha mostrado otras acciones contra agentes infecciosos como el SV40, que afecta a simios; Dengue, Virus del Nilo, Encefalitis equina e Influenza, pero todas esas pruebas han sido hechas también en cultivos de células y no en seres humanos.

Las únicas pruebas in vivo, es decir en especies vivas, se han realizado para el virus de la pseudorabia (PRV) y Zika, en ratones. Sin embargo, en este último caso no se observó eficacia de la ivermectina contra Zika.

Los resultados de la investigación, se expresa en el artículo publicado en Science Direct, demuestran que en los cultivos celulares infectados el antiparasitario tiene una acción antiviral que podría controlar la replicación del SARS-CoV-2 en un periodo de 24 a 48 horas, indica el documento.

Ni segura ni efectiva

Además, de acuerdo con un análisis publicado en mayo de 2020 (2) por la Sociedad Americana de Farmacología y Terapéutica, aclara que la dosis regulada por los organismos sanitarios internacionales para el uso del fármaco en humanos “no es la ideal” para el tratamiento de COVID-19.

De hecho, el documento señala que la dosis que permitió inhibir la acción del virus hasta en un 50 por ciento era 35 veces mayor que la concentración máxima de la administración oral de la dosis aprobada de ivermectina cuando se administra de forma habitual.

En Europa, la Sociedad Francesa de Farmacología y Terapéutica (3) también reitera lo señalado por su par en Estados Unidos y destaca en la sección de preguntas y respuestas de su sitio web que tanto la efectividad como la seguridad en el manejo de la ivermectina para prevenir o tratar la enfermedad “siguen sin demostrarse”.

El mismo argumento ha sido destacado por la Sociedad Argentina de Infectología (4) que en un posicionamiento ante las variadas publicaciones sobre el uso profiláctico (preventivo) o para tratamiento del antiparasitario, expone que “la evidencia disponible in vitro sugiere que para alcanzar niveles efectivos de ivermectina se necesitarían importantes aumentos y potencialmente tóxicos de la dosis”.

Y reitera también: “hasta el momento la evidencia científica en curso que evalúa el uso de ivermectina sola o combinada con otras drogas para la prevención y, o, tratamiento de la infección por SARS-CoV-2 es de muy baja calidad y no ha reportado datos claros de eficacia clínica”.

El mismo argumento sustenta la respuesta de la Administración Estadunidense de Alimentación y Drogas (FDA, por sus siglas en inglés) a la pregunta pública de si debe utilizarse la ivermectina contra COVID-19:

“No. Si bien existen usos aprobados para la ivermectina en personas y animales, no está aprobada para la prevención o el tratamiento de COVID-19. No debe tomar ningún medicamento para tratar o prevenir COVID-19 a menos que se lo haya recetado su proveedor de atención médica y lo haya adquirido de una fuente legítima”. 

Y además advierte sobre los efectos secundarios de su uso inadecuado, es decir más allá de lo aceptado clínicamente como antiparasitario: erupción cutánea, vómitos, diarrea, hinchazón facial o de extremidades, efectos adversos neurológicos, daño al hígado, así como disminución en el recuento de glóbulos blancos.

En síntesis: la ivermectina fue solamente probada en cultivos celulares en los que demostró ser efectiva contra el SARS-CoV-2 al usarse en concentraciones mayores que las aprobadas para su uso en personas y su uso no regulado es altamente tóxico.


LINKS:

1.- https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0166354220302011

2.- https://ascpt.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/cpt.1889

3.- https://sfpt-fr.org/covid19-foire-aux-questions/1373-168-l-ivermectine-antiparasitaire-est-elle-efficace-pour-pr%C3%A9venir-ou-traiter-une-infection-%C3%A0-la-covid-19

4.- https://www.sadi.org.ar/documentos/documentos-de-posicion/item/1329-ivermectina-para-el-tratamiento-y-o-profilaxis-de-covid-19


#COVIDconCIENCIA es una iniciativa para cubrir la pandemia con base en evidencia científica. Es una colaboración entre la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia, El editor de la Semana, Científicas Mexicanas, La Bombilla y Verificado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s