La correlación entre dos elementos, como en este caso, no implica necesariamente que uno sea causa del otro.

Escucha #COVIDconCIENCIA Voz: Luis Roberto Castrillón Producción: José Ramón Sánchez Castañeda

Por Luis R. Catrillón/COVIDconCIENCIA

Hasta la fecha no existe evidencia de que la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por AstraZeneca/Oxford sea la causa directa de la formación de coágulos sanguíneos y casos de trombosis en personas a las que se administró.

La aparición de esas afecciones llevó esta semana a suspender su aplicación temporalmente en varios países de Europa bajo el principio de precaución.

A partir de esa decisión, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) realizó una evaluación de los hechos, cuyo informe fue presentado este 18 de marzo y en el cual destaca que:

  • Los beneficios de las vacunas para combatir los contagios de COVID-19 siguen estando por encima del riesgo de efectos secundarios
  • No hay evidencia de que la vacuna esté asociada con un incremento en el riesgo de eventos tromboembólicos en quienes la recibieron
  • La vacuna puede estar asociada –lo cual no significa que sea la causa estricta- con casos raros de coágulos derivados de trombocitopenia, una condición previa en algunas personas
  • Se trata de “casos raros” entre más de 20 millones de personas vacunadas en Europa hasta el 16 de marzo pasado (la EMA recibió 25 reportes de trastornos provocados por coágulos)
  • Una causa directa con la vacuna no está probada y al respecto se requerirán más estudios

¿Entonces qué pasó con estas vacunas?

Para entenderlo mejor, hay que revisar los motivos de la suspensión y cómo esto generó una confusión o interpretación errónea al respecto entre el público en general y la comunicación del caso a través de medios periodísticos, bajo la cual suele considerarse una correlación entre dos hechos como si uno fuera la causa del otro.

La suspensión

Alemania, Italia, España, Turquía, España, Países Bajos, Irlanda, Dinamarca, Noruega, Bulgaria, Islandia y Eslovenia, entre otras naciones, suspendieron desde este 15 de marzo la administración de la vacuna a su población. La decisión se basó en el reporte de casos de trombosis.

Hasta el inicio de esta semana se habían reportado 15 casos de trombosis aguda –formación de coágulos en arterias que pueden provocar paro cardiaco o cerebral- y 22 de embolia respiratoria –cuando un coágulo entra en los pulmones, según datos de AstraZeneca.

La aparición de estos casos generó una alerta entre las autoridades sanitarias de esos países luego que los casos señalados se dieran en varios países, lo que abrió la consideración de que podría existir una relación causal entre la formulación de esta vacuna y las afecciones señaladas.

¿Qué dicen las autoridades?

El pasado 12 de marzo, la Sociedad Internacional de Trombosis y Homeostaria (ISTH, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado a través del cual recomendó “que todos los adultos elegibles sigan recibiendo sus vacunas COVID-19, a pesar de las recientes decisiones –de varios países- de suspender al menos temporalmente el uso de la vacuna AstraZeneca debido a informes de trombosis”.

La agrupación, con sede en Estados Unidos, señaló que:

  • El pequeño número de eventos trombóticos reportados en relación con los millones de vacunas no sugiere un vínculo directo
  • Los episodios trombóticos son frecuentes entre la población en general y no se han asociado previamente con la vacunación
  • En la actualidad, no sabemos si la formación de los coágulos es una coincidencia o si la vacunación puede, en casos raros, aumentar el riesgo de trombosis

 Y agregó que, con base en los datos disponibles de los ensayos clínicos con la vacuna, los beneficios de la misma superan “con creces” cualquier complicación potencial, incluso para pacientes con antecedentes de coágulos sanguíneos o para aquellos que toman medicamentos anticoagulantes.

Por su parte, la OMS consideró los países deberían seguir usando la vacuna de AstraZeneca/Oxford. A principios de esta misma semana indicó tener reportes de los casos e informó que se realizará una evaluación de lo que está sucediendo al respecto.

La organización destacó que la medida obedece a una estrategia de precaución que actualmente pasa por un proceso de investigación a fondo sobre los casos.

La Agencia Europea de Medicamentos ha sido muy clara en señalar que la vacuna de AstraZeneca/Oxford no está asociada con el incremento del riesgo de padecer desórdenes de salud por coágulos sanguíneos y que los casos analizados son “raros” y se hallaron principalmente en mujeres por debajo de los 55 años.

No obstante, la agencia mantendrá un monitoreo de los reportes de casos similares, así como estudios al respecto que permitan contar con más datos que se harán públicos cuando corresponda.

¿Por qué se generó esta ola de dudas sobre la vacuna?

Hay dos razones: el surgimiento de un dato no esperado –los reportes de coágulos y trombosis- que se sumó a datos previos sobre la vacuna, y el interpretar una correlación entre dos eventos o situaciones como si uno fuera la causa del otro.

Sobre la primera, esta es la segunda vez que existe cautela sobre la vacuna de AstraZeneca/Oxford en Europa. La primera ocasión se debió a que, con base en los resultados de sus primeras fases de prueba, se recomendó evitar aplicarla en mayores de 65 años.

Posteriormente, se comprobó que la formulación sí cumplía los estándares de eficacia y seguridad necesarios frente la pandemia, por lo que su distribución y aplicación continuó sin mayor problema.

Sin embargo, frente al nuevo escenario de los reportes de coágulos sanguíneos fue necesario establecer un marco de investigación para saber si estos eran consecuencia de las vacunas.

Mientras los estudios se realizan, las autoridades sanitarias de los países europeos antes señalados decidieron suspender la aplicación de las vacunas bajo el Principio de Precaución, el cual implica que frente a un riesgo eventual –que puede no estar comprobado- se tomen medidas para evitarlo; finalmente esas medidas siempre tendrán un impacto menor que el posible riesgo.

La investigación, como explica la divulgadora científica Katelyn Jetelina, conocida como “Tu epidemióloga local”, podría responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Los coágulos se presentaron más entre las personas vacunadas que entre la población en general?
  • ¿La vacuna de AstraZeneca provocó ese tipo de efecto secundario durante sus pruebas?
  • ¿Los coágulos aparecieron después de administrar la vacuna?
  • ¿Es biológicamente posible que esta vacuna cause trombosis

Con base en esas preguntas, expone en un detallado análisis del caso, se podría establecer la causalidad o descartarla. Ante lo cual aclara: determinar esa causalidad “es muy difícil”.

Pese a lo difícil que pueda ser, las investigaciones científicas ante casos como el reportado en este artículo deben realizarse y además exponerse a fin de evitar malas interpretaciones sobre lo que ocurra con los programas de vacunación no solo en Europa sino en todo el mundo.

En medio de la pandemia, es importante comprender la premisa científica que reza “correlación no es causalidad”, es decir que la relación entre dos eventos no significa que uno sea la causa del otro, por más que así lo parezca solo porque ocurren en un mismo contexto determinado.

Creer -sin mayor investigación- que unos 40 casos de trombosis y coágulos entre más de 20 millones de personas vacunadas determinan que el fármaco es la causa de los primeros, sería como convencerse que, si entre mil personas que fallecieron por accidentes de trabajo, 40 comieron panques antes de iniciar sus labores, la ingesta de ese alimento es la causa de las 40 muertes.



#COVIDconCIENCIA es una iniciativa para cubrir la pandemia con base en evidencia científica. Es una colaboración entre la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia, El editor de la Semana, Científicas Mexicanas, La Bombilla y Verificado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s